Las Instrucciones para usar un Sostén, de Denisse Van Der Ploeg 1º Boceto de texto


Un portasenos, brasiel, brassiere, sujetador, soutine, corpiño o como se llame según su nacionalidad, sirve para cubrir los otros dos pares de ojos femeninos. Sí, pues como dos miradores, libres y felices, saltarines, algunas veces cabizbajos otras veces bastante estimulados deben cubrirse ya que son de mucho valor para la mujer. Para esto existe el sostén, como dos copas cristalinas que, según el tamaño, cubren dos pelotitas como en un juego de magia donde cada cual que las ve desde afuera las desea encontrar. Esto suele resultar dificultoso ya que en un juego de magia siempre hay un manipulador que intentará que usted no las descubra, en este caso, la mujer. Pero, a veces, a la señora maga le sale mal el truco y no tiene en cuenta determinadas situaciones que no dependen de ella misma, sino de un exterior, como por ejemplo: el clima. Un día de lluvia y cuando ese sostén no es acolchonadito las pelotitas suelen saltar y asomarse fácilmente. Para ello, a la hora de colocárselo, en primer lugar debe tener en cuenta a donde vamos y en que condiciones se encuentra el clima y una misma (ya que a veces desea mostrar sus atributos sin dificultad), en segundo lugar hay que ubicar bien las copas para que ningún atrevido las observe y en tercer lugar, esas copas se enganchan con una tira en la que tiene varias medidas, ajústeselo bien y no sea caso que pierda las pelotitas…

continuará

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *