Las instrucciones para rascarse la espalda, por Martina Viglietti

Texto:

Cuando tenemos comezón en la parte posterior del cuerpo, la solución es compleja. Pero no imposible.

Primer, se debe localizar la zona exacta, el punto justo de la molestia. Una vez hecho esto, sentarse en una superfice cómoda, cuidando que el respaldo de la misma, si es que existe, no contacte con nuestra espalda. Esto imposibilitaría el proceso de rascado. Ahora, correctamente colocado, volcar un hombro hacia adelante (el que más le plazca) y levantar el brazo perteneciente a ese mismo hombro escogido (no confundir este paso). Flexionar esta extremidad de tal modo de que el codo contacte con la parte de atrás de la cabeza. Los dedos de la mano mirarán el piso. No tensarlos.Localizar con la yema la protuberancia. De ser esto posible, flexionar las falanges y mover los dedos de arriba hacia abajo de forma repetitiva. Las uñas harán el trabajo. Para que sea eficiente, las mismas deberán contar con un largo considerable, pero parejas en su borde para no lastimar la epidermis. Esta operación se puede realizar con la ayuda de una lima cuando sea pertinente. El ejercicio se ve frustrado cuando el lugar del picor no puede ser alcanzado. Probar en ese caso, utilizar el brazo restante de la siguiente manera: rotar hacia atrás el hombro perteneciente a esta extremidad. Flexionar el codo, de manera que los dedos de esta mano miren el techo. Repetir la operación antes explicada.

Ahora, tendrá sus dos manos a disposicón del rascado.

No grite, ni salte con furia si aún así no puede rascarse. No apriete los dientes ni patee nada.

Simplemente, busque ayuda en un objeto contundente o en alguna superficie rugosa (ya sea un arbol entrado en años, una pared sin rebocar o con reboque estilo rayé o salpicré.

No cometa el enorme error de utilizar a un tercero en el asunto. Si cae en esta peligrosa tentación, lo que logrará es extender la comezón a la espalda toda. Se limitará a indicar direcciones e intensidades, sin esfuerzo alguno, pero entrará en el riesgo de querer no darle fin al momento.

Esto lo dejará sedianto de rascado, y mucho más molesto que al comienzo.

ESTÁ ADVERTIDO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *